Esmara: moda ‘low cost’ en el lineal del súper

1 noviembre 2016

 

Moda low cost y de tendencia frente al pasillo de la gastronomía italiana. O junto al de los congelados. O sea, tan a mano como el brick de leche o cualquiera de los renglones de la lista de la compra. Es lo que propone Lidl con su marca Esmara, recién presentada en público.

Vaya por delante que la puesta en escena merece al menos una línea: el equipo de comunicación de la firma recreó un súper, todo muy blanco, muy limpio, muy trendy, e incluso empaquetó ciertas prendas como si fuesen filetes de ternera, en su bandeja de espuma blanca recubierta de papel film transparente. La fiesta, al parecer, siguió por la tarde-noche con una party afterwork  para bloggers en la que los joggers de todo a diez se mezclaban con bolsos de Prada y los chalecos de pelo sintético salían de las perchas para acurrucarse junto a chaquetas de firma.

Esmara de Lidl | Madrid a tu estilo

Pero como aquí no somos bloggers, vayamos a la noticia. Dicen desde Lidl que su concepto de “smart fashion”  está dirigido a una consumidora que “compra de manera inteligente y ecléctica, libre de complejos, está al día, conoce bien y quiere tendencias, pero busca acceder a ellas de forma rápida y fácil, sin renunciar a la mejor relación calidad/precio”. Quizá por ello han elegido como asesora de su colección otoño-invierno 2016-2017 a Mayte de la Iglesia, una de las chicas más smart del mundo fashion.

Esmara de Lidl | Madrid a tu estilo

Fuera complejos: comprar barato es trendy -cosa que agradece mi cuenta corriente, siempre en cuarto menguante- y, según Mayte de la Iglesia, la clave de un buen estilismo es combinar prendas básicas con otras de lujo -el lujo, como la risa, va por barrios- para conseguir el look perfecto. O sea, un pantalón-negro-de-toda-la-vida con unos zapatos de los de sueldo y medio. O, sin ir tan lejos, un abrigo oversize de 20 euros con un shopping bag de piel fetén.

Esmara de Lidl | Madrid a tu estilo

Al tacto hay de todo: prendas que dan el pego y otras que valen lo que cuestan. Lo difícil es llegar al Lidl del barrio y encontrarlas, porque no en todas las tiendas hay de todo y porque, además, el stock Esmara se renueva pronto. O sea, que las prendas vuelan. Y los complementos (relojes, sombreros, fulares y botines), también.

Esmara de Lidl | Madrid a tu estilo

Ahora bien, uno de los aspectos más smart de Esmara es su calculador de tallas, tomadas conforme a la tabla del Instituto Hohenstein y la consultora Human Solucions GmbH, que se llevó a cabo en 2009 tras una medición en serie a una muestra representativa de más de 13.000 personas. O sea, que si tu talla en Lidl es la S, estás de suerte: si no te comes todas las galletas de la sección de desayunos, esa seguirá siendo tu talla. Y, si sucumbes a los Gnocchi a la sorrentina, no te preocupes: siempre nos quedarán los joggers.

 

 



Post a new comment