Libélula: una pulsera para volar de los trastornos alimenticios

pulsera libelula detalle madrid a tu estilo

Las muñecas, en ocasiones, aportan mucha información sobre nosotros mismos. Venas marcadas. Piel desnuda. Gomas del pelo. O pulseras. De oro, de plata, de plástico… y a veces, sin decir nada, con mensaje.

Las pulseras son uno de los códigos que utilizan las enfermas de anorexia y bulimia para identificarse pero desde hace unos meses también son un código para quienes quieren salir de ese infierno. Es el objetivo de la pulsera Libélula, una creación de la escritora Espido Freire y la firma de joyería Verde Agua.

Libélula surge con un comentario respecto a la libélula que volaba en la portada del libro Quería volar: cuando comer era un infierno (Ed. Ariel), escrito por Espido Freire. Virginia Abascal, diseñadora de Verde Agua, hizo suya esa libélula y de ahí surgió la idea de crear una pulsera con mensaje, que transmitiera esperanza a todas aquellas personas que luchan por salir de un trastorno alimenticio.

La protagonista de la pulsera es la libélula, que se ata a la muñeca con una cinta de raso “tatuada” con un mensaje de la propia Espido Freire: “El único sentido del dolor es aprender de él, asimilarlo y dejarlo atrás. No es más que una fase, no lo olvides nunca”.

Y Espido sabe de lo que habla: ella misma sufrió bulimia en su adolescencia. Sabe de atracones y vomitonas, de perfeccionismo extremo. Y sabe que la mejor manera de salir de ello es una mayor atención psicológica. Y deshacerse de la presión de ser la mujer perfecta.

MÁS INFO
Precio: 12 euros (gastos de envío incluidos)
Pedidos en www.emasefe.com


Post a new comment